Hábito 2: Sube las escaleras de la oficina o vivienda

Si lo tuyo no son los gimnasios, no importa. Olvídate del ascensor, te contamos por qué las escaleras serán tus mejores aliadas.

  • Subir escaleras ayuda a fortalecer los pulmones y el corazón
  • Las escaleras te fuerzan a subir y aumentar la resistencia, esto te ayuda a conseguir unos mayores niveles de fuerza y energía.
  • Las subidas ejercitan principalmente los gemelos, glúteos y cuádriceps, músculos principales para la carrera y te obliga a utilizar los músculos estabilizadores, que se son los más olvidados en una carrera normal.
  • Al fortalecer los gemelos, glúteos y cuádriceps, reduces el riesgo de sufrir una lesión. Las bajadas trabajan especialmente los cuádriceps, por lo que ganarás una gran estabilidad en tus rodillas.
  • Las escaleras suelen ser mucho más pronunciadas que la mayoría de las cuestas, esto supone un mayor esfuerzo y más efectividad de entrenamiento.
  • Al subir escaleras corriendo, el ritmo cardíaco se incrementa muy deprisa y la respiración se acelera para obtener más oxígeno. Esto aumenta la cantidad máxima de oxígeno en ejercicios intensos, por lo que mejora tu rendimiento.
  • Subir escaleras corriendo te acostumbrará a usar más oxígeno y convertirlo en energía, lo que te dará esa potencia y explosividad que necesitas en tu zancada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *